jueves, 18 de mayo de 2017


QUE EL AMOR NOS SALVE DE LA MUERTE

La Psicología, la Filosofía, la Sociología, como ciencias que se creían libres, se cuestionaron el mundo. A veces algunos de esos pioneros se equivocaron, o se les "fue la olla", "la flapa", de tanto pensar o experimentar. Hoy en día, donde hay tanto mercenario por doquier, incluso, donde la misma disidencia puede estar controlada, valoramos más los esfuerzos de quienes se cuestionaron el mundo tal como era. Como decía el mismo Nieztsche "si miras mucho al abismo, el abismo acaba por mirarte a ti", o tú por parecerte al abismo. Escribí hace tiempo que las palabras hoy conservan el significante, pero que han perdido o alterado su significado. Por ejemplo, ¿qué serían nazismo, o fascismo hoy?¿son sólo movimientos políticos nacionalistas y totalitarios? ¿dónde o cómo surgieron ? Porque de la nada no fue. Decía Wilhem Reich quién murió demenciado en EEUU después de haber sufrido persecuciones varias (reales, no imaginarias) que el fascismo o el nazismo no eran sólo un movimiento político, sino que acaban funcionando como plaga y es contagiosa. "Peste emocional" la llamaba Reich. Y también afirmó que existía el fascismo blanco y el fascismo rojo (suficiente para encerrarlo).
Una psicoanalista argentina nos contaba que para que una dictadura funcione, tiene que haber un pequeño dictador en cada casa que haga asimilarse al resto de la "unidad de convivencia" a esa dictadura.
Hoy no podemos culpar sólo a los movimientos políticos de las actitudes individuales, debemos regresar a Freud (quien también tiene luces y sombras) pero que nos instruyó sobre Eros y Tánatos. ¿Tú qué eliges?
"Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida." Finalizo con esa frase de Neruda. Y seguimos intentando pensar en libertad, una hermosa utopía.

Verónica Pedemonte. Los otros europeos

lunes, 15 de mayo de 2017

     Universo piruleta


Estaba acostumbrada a escribirme con gente que no usaba su nombre, desde entonces comprendo a Pessoa un poco más cada día.
¿Cuántos somos en realidad?. Un poema publicado en el blog de su amigo ( ¿no es usted amigo de sus amigos?) decía: "Todos los nombres en una sola pessoa."
No recuerdo el nombre del autor, pero me dije: es genial.

Nacemos, eso creo, conectados al absoluto, creo que nacemos sabios. La ignorancia viene después.
La maestra de Jardinera (Jardín de Infancia) dice: dibuja un árbol. Cada niño dibuja uno distinto, con más o menos pericia, más o menos talento, pero el suyo. Bien, tampoco es el suyo, pero se le aproxima. Han tenido tres años de pugna con el mundo y sus padres, o de concordia y pugna.
 ¿Quién es? ¿Es el héroe emergente con su propio concepto que sabe decir no, o es el ser sometido que castigaron cuando dijo no? ¿Es alguien que llegó a un acuerdo?
El niñito (o niñita) dibuja el árbol producto de su combate o de su concordia, o de su amor.
Después llega la maestra y les dice:  Muy bien, pero "ÉSTE ES EL ÁRBOL". Muestra una nubecita verde y homogénea clavada en un palito, como una piruleta. Y se van a hacer gárgaras los universos.
El héroe, hoy, con gran desprestigio, es el que sigue sabiendo decir no. El que defiende su universo, el que siente empatía por los universos ajenos.
El que dice: Me vale el esperanto-piruleta primario que me ofreces, pero éste soy yo, complejo, distinto, con matices.
Si la realidad es Maya, cuando empieza la danza y caen los velos, que no nos encuentre en bandeja como a Juan el Bautista. Sólo al final, pero nunca en bandeja.

Verónica Pedemonte. Viaje circular.

martes, 8 de noviembre de 2016

Todos nacemos bajo una ideología. También podría haber dicho: Con, contra , de, desde, etc. Pero dado que somos muy pequeños cuando nacemos ( no deseo hacer ahora una oda a Pero Grullo, que a la mano cerrada le llamaba puño) no tenemos la opción hasta muchos años después de cuestionarnos nada. Y puede que entonces, por medio de la costumbre, de la educación del gusto, etc, acabemos aceptándola, o. por el contrario rebelándonos contra ella. Pero sólo podemos hablar de una hipótesis de libertad cuando, habiendo estudiado, leído y vivido lo suficiente, elegimos. Aún así, toda ideología marca los límites de nuestro pensamiento. Pero también es cierto que sin límites es más difícil saber qué queremos y qué necesitamos, excepto en lo que corresponde a los instintos, con una deficiencia
 ( más que una ventaja) los nuestros no suelen tener límites, los de los animales sí.
Los otros europeos. 8-9- 2016

jueves, 6 de agosto de 2015

 Conciencia


 Intentando pensar acerca del darwinismo y su impacto en la sociedad, y sus interpretaciones erróneas, podríamos aventirarnos a decir que la destrucción de la materia simbólica que nos hizo humanos es también la destrucción de lo humano y la cosificación del animal humano, conversión imposible en el nivel abstracto, en cuanto que el nacimiento de la conciencia (conciencia del ser y del hacer, que el mismo Bergson incluso podría haber encontrado en el primer homo mirando su herramienta e imaginando su efecto para luego concluir que ese efecto imaginado era posible en la práctica, eso robaría toda evidencia de ingenuidad y por tanto una sospecha de conciencia al conocer el efecto potencial de antemano) . Si los animales no humanos tienen límite en su instinto y los animales humanos no, nunca serán comparables sus acciones.Si el animal no humano sólo caza cuando tiene hambre y el animal humano puede salir a cazar por motivos diversos tampoco hay comparación posible. Si el poder del animal no humano es limitado puede que beneficie a su especie en términos evolutivos pero si el poder del animal humano es ilimitado no podemos hablar siempre de beneficios para la especie, pues no se puede beneficiar y a la vez perjudicar a la especie. Si el expolio beneficia a unos y perjudica a otros no estamos hablando de supervivencia del más apto sino del más feroz (apto en su ferocidad pero nefasto en cuanto especie en su totalidad) . Si la conciencia, incluso desde un punto de vista darwinista podríamos presumir que pertenece al conjunto de lo que se entiende por evolución humana  nuestra libertad queda enmarcada dentro del sentido de la responsabilidad. Incluso si no se entiende qué cosa sutil o etérea sea la conciencia en términos simbólicos, podríamos sugerir que tal vez se trata del susurro del propio instinto de supervivencia ligado no sólo al individuo sino a la especie. Que eso se transmita o no en el ADN es otra cuestión para los genetistas, que hoy ya se plantean que es posible la transmisión de la memoria a través de los genes. No hay pues un límite para la evolución humana y animalizar del todo al ser humano no es devolverlo a su origen sino retrotraerlo al espacio donde ni siquiera había aparecido el primer homo.

Verónica Pedemonte

Los otros europeos

martes, 3 de febrero de 2015

La injusticia no tiene derecho a llamarse destino. No debemos concederle el honor de determinadas palabras poéticas. V: P.

viernes, 30 de enero de 2015

La realidad no supera a la ficción, porque la ficción está hecha a partes iguales de la realidad y de ella misma y de los deseos, arquetipos, imaginaciones de otras realidades posibles, reconstrucciones que superan el espacio tiempo. En fin "de la materia misma de los sueños". V.P.

lunes, 12 de enero de 2015


Insistimos:  "No hay camino para la paz, la paz es el camino" Gandhi